Estás aquí: Inicio » Bancos » Basilea III: prórroga para bancos mexicanos

Basilea III: prórroga para bancos mexicanos

cnbv

A partir de la nueva resolución de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), las entidades bancarias no tendrán la obligación de cotizar en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) para que la emisión de su deuda subordinada sea considerada como parte de su capital complementario.

Esta medida tendrá vigencia al menos durante los próximos tres años. La Junta de Vigilancia y Supervisión de gobierno de la CNBV fue la que ha tomado la iniciativa de determinar una flexibilización de las reglas de Basilea III y amplió el plazo para cumplir con este requisito hasta el 2016, al tiempo que aumentó el monto mínimo de las emisiones.

Actualmente, las reglas de Basilea III, que fueron adoptadas por México a partir del 1 de enero del 2013, si una entidad bancaria quería que se contabilizara la deuda subordinada como parte del capital complementario, las notas debían ser convertibles en acciones y cotizar en la BMV.

Esto no estará vigente por lo menos durante unos años más.

¿A qué se debe este cambio?

Según explica la CNBV, los bancos no estarán obligados a cotizar en la Bolsa Mexicana de Valores para que la emisión de su deuda subordinada sea considerada como parte de su capital complementario, al menos durante los próximos tres años.

Esto, luego de que la Junta de Vigilancia y Supervisión de gobierno de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) determinó flexibilizar las reglas de Basilea III y amplió el plazo para cumplir con este requisito hasta el 2016, al tiempo que aumentó el monto mínimo de las emisiones.

De acuerdo con las reglas de Basilea III, adoptadas por México desde el 1 de enero del 2013, si un banco deseaba que se contabilizara la deuda subordinada como parte del capital complementario, las notas debían ser convertibles en acciones y cotizar en la BMV. Pero esto ya no será así.

Para los bancos, la medida representaba un costo extra de operación, lo que dejaba al sector con la dificultad de cumplir con el incremento de la capitalización y con la obligación de cotizar en la BMV.

“Con base en los resultados obtenidos de los análisis realizados, se determinó un nuevo límite de 400 millones de UDIS para financiar las necesidades de capital de las instituciones de banca múltiple con base en obligaciones subordinadas (instrumentos de capital)”.

Entonces, la resolución en concreto, la CNBV acordó dar un plazo de 3 años para la aplicación de las reglas y un monto mínimo más alto que el establecido originalmente.

Efectos de esta medida

Los bancos que emitan deuda subordinada siempre que no superen los 1,800 millones de pesos, no tendrán que convertir en acciones, conocidos como CoCos, monto que se aplica para fondeo a corto plazo en los bancos.

Así lo explicó la CNVB

“Para asegurar la eficiencia de dicho límite, se determinó que éste fuera permanente, en congruencia con lo recomendado por el Comité de Basilea. Con esta modificación, las instituciones, a partir del 2016, podrán continuar reconociendo como parte de su capital regulatorio instrumentos de capital (emitidos a partir del 2013) hasta el monto mencionado, siempre que cumplan con los demás requisitos establecidos en las disposiciones”.

Con el aplazamiento de la aplicación de la normatividad, se termina un capítulo de desacuerdos entre los bancos y la autoridad, ya que, desde el anunció de la adopción de las reglas de Basilea III, en el 2011, se convirtió en un tema de debate entre los actores del sector.

A nivel internacional, el pedido fue similar a las autoridades correspondientes. Por ejemplo, su aplicación en Europa y Estados Unidos se pospuso hasta el 2016.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top